La industria se rearma con fuerza ante la futura subida del consumo

Uno de los indicadores más utilizados por el Ejecutivo para ilustrar la recuperación económica son las importaciones. En numerosas comparecencias, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha subrayado que la buena marcha de las mismas es sinónimo de recuperación de la demanda interna. Los últimos indicadores de comercio exterior, correspondientes a octubre, revelan que las compras a otros países han crecido un 6,2%, lo que supone el ritmo más alto desde 2011. Una pujanza que, según los portavoces de los sectores más intensivos en intercambios comerciales, no se ha trasladado aún de forma sólida al consumo. “Sí hay un efecto claro de una cierta recuperación económica y de mejora del consumo, pero aún es muy tímido y existen algunos temores por una posible recaída como sucedió en 2011”, apunta Jaime Palafox, director de Asuntos Económicos e Internacionalización de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB). En su opinión, ese incremento de consumo se ve compensado negativamente por la salida de población, tanto extranjera como residente, y la consiguiente merma en el gasto.

Además de energía, como consecuencia de que España es un país netamente importador, el segundo capítulo más importante en las compras al exterior es el de bienes de equipo. Entre enero y octubre han crecido un 10,1%. Antonio GarcíaPons, director general de la patronal de bienes de equipo Sercobe, liga el incremento de las compras a la necesidad de actualizar la maquinaria. “El aumento de importaciones lo asociamos a un rearme y a un incremento del equipamiento industrial. La inversión ha estado estancada de una manera muy importante durante los últimos seis años. Estábamos acostumbrados a una década de crecimiento y las empresas que se han salvado lo han hecho porque disponían de maquinaria y equipamiento para competir en el merado exterior y en el doméstico”, remarca. Automoción, energía, máquina herramienta y agroalimentario son, por ese orden, las que más han elevado la financiación de esa partida.

Fuentes de Anfac, la patronal del sector de la automoción, recalcan que el crecimiento de las importaciones (con un 20,6% más hasta octubre) responde a una doble vertiente:industrial y de consumo. “En el caso de la industria se ha incrementado la compra de piezas ante un aumento de la producción, ya que hay muchos componentes que no se fabrican en España”. Esas mismas fuentes resaltan que ese proceso está sirviendo también para dar negocio a las fábricas que multinacionales españolas (Grupo Antolín, Ficosa o Cie Automotive) tienen en el extranjero. “El 8% de las compras se producen a través de ese modelo: se compran las piezas en el extranjero, se montan en España y los vehículos se venden en otros países”, remarcan.

Desde Anfac valoran el repunte del consumo (este año se cerrará con 865.000 matriculaciones y el que vienen se podría llegar a las 910.000), aunque lo achacan más a las ampliaciones de los planes de ayuda PIVE que a una recuperación definitiva del poder adquisitivo.

Los expertos prevén una subida del gasto del 3%

Los 19 servicios de estudios a los que consulta la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) para la elaboración de sus previsiones económicas coinciden en que 2015 será el ejercicio en el que el consumo de los hogares, uno de los dos ejes que sostienen la demanda interna, volverá a crecer a tasas superiores al 2%. El último consenso de Funcas revisó al alza la tasa de crecimiento para la economía española hasta el 1,4% en 2014 (una décima más que su anterior previsión) y del 2,4% en 2015 (dos décimas más). Y en esa mejora ha tenido un papel fundamental el mayor peso del consumo privado, que crecerá un 3%, frente al 2,3% previsto con anterioridad.

En el informe, los expertos, sin embargo, detallan que la aportación del sector exterior al crecimiento del PIB será mayor de lo prevista, ya que las importaciones perderán fuerza en los próximos trimestres en favor de las exportaciones. “Esto se producirá debido a que los elementos que más peso van a tener en el impulso de la demanda nacional (consumo de bienes no duraderos e inversión en construcción) tienen un menor componente de importación”, subraya el informe.

Lo que sí auguran los expertos es que el mayor crecimiento sí se traducirá en una creación de empleo inédita en los seis años de crisis. “La tasa de paro se situará en media anual en el 22,5% el próximo año frente al 24,4% de este ejercicio, una reducción que se deberá más a la creación de empleo que a la disminución de la población activa”, remarca. De hecho prevén que se podrían crear 140.000 puestos de trabajo en 2014 y 330.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo en 2015, por encima de las previsiones oficiales.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/41d65e9c/sc/29/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C120C260Ceconomia0C141960A10A130I5817880Bhtml/story01.htm