La caída del IPC mejora el poder de compra en unos 15.000 millones de euros

La histórica bajada de los precios de la economía española tiene un efecto claro multiplicador sobre el valor del dinero disponible de las familias. Salarios, pensiones, prestaciones por desempleo o depósitos bancarios verán aumentado su valor real con los datos negativos de la inflación conocidos ayer.

Empezando por los sueldos, habrá más de 6,5 millones de asalariados que durante 2014 ganaron entre un 1% y un 2% de poder adquisitivo. Según los últimos datos de negociación colectiva correspondientes al año pasado, hay cuatro millones de asalariados que pactaron en sus convenios incrementos salariales por debajo del 1% para 2014.

Si se tiene en cuenta el 1% que cayeron los precios el pasado año, estos trabajadores convertirían su congelación o subida salarial en las citadas ganancias de poder de compra de entre el 1% y 2%.

El resto de trabajadores que no están cubiertos por la negociación colectiva o aún no aparecen en la estadística de convenios, también aumentaron su poder adquisitivo como mínimo un 1%, salvo los miles de trabajadores que pactaron recortes salariales.

En la medida en que el IPC fue negativo, también en esos casos, cuando a los trabajadores se les haya recortado el sueldo, la inflación de 2014 palía esa pérdida de renta salarial. Igualmente, registraron este aumento de la renta real los 2,46 millones de perceptores de prestaciones y subsidios por desempleo con los que cerró el pasado año el sistema de protección social.

A los asalariados del sector privado se les suman los 2,5 millones de empleados públicos que a pesar de que vieron congeladas sus retribuciones el pasado ejercicio, en la práctica, habrán aumentado su poder adquisitivo un 1%. Si bien este incremento experimentado por los trabajadores del sector público no compensa la capacidad de compra perdida tras el recorte de salarios decretado por el Ejecutivo en 2010, su congelación los pasados cuatro años y la retirada de la paga extra de Navidad en 2012. Así, si la contabilidad nacional estima en algo más de 500.000 millones de euros las rentas salariales totales, la ganancia se traduce en unos 5.000 millones.

El otro gran colectivo que ve aumentar su poder de compra con los precios en negativo son los 8,42 millones de pensionistas a los que se les incrementó un 0,25% las 9,27 millones de pensiones que cobran mensualmente. Esto supuso un incremento de 6,3 euros al mes para las pensiones máximas y entre 0,5 y 3 euros mensuales para las mínimas. Si bien, el efecto de la caída de los precios sobre las pensiones dejó en los bolsillos de este colectivo alrededor de 1.000 millones de euros adicionales. A esta cantidad se llega teniendo en cuenta que cada décima de revalorización de la nómina mensual de las pensiones cuesta alrededor de 100 millones de euros, con lo que un 1% de esta cantidad agregada supone los 1.000 millones citados.

La nueva ley obliga al Gobierno a revalorizar las pensiones un mínimo del 0,25% cada año, por lo que este colectivo ganará poder adquisitivo siempre que los precios estén por debajo de esa cifra, y en el caso del pasado ejercicio, la ganancia neta fue del 1,25%.

Los españoles cuentan con 864.700 millones de euros en efectivo y depósitos bancarios (frente a los 840.258 millones que deben), según los últimos datos del tercer trimestre del año publicados por el Banco de España. El valor real de esta cantidad también se revaloriza en otro 1%, lo que equivaldría a unos 8.647 millones más. Si sumamos las tres magnitudes, el poder de compra mejora en total en unos 15.000 millones.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/42616efe/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A10C150Ceconomia0C14213472810I1353350Bhtml/story01.htm