La aprobación de las tragaperras online solivianta a las Comunidades Autónomas

Las Comunidades Autónomas han abierto otro frente de batalla con el ministerio de Hacienda. El motivo en este caso es la propuesta de Cristóbal Montoro de dar luz verde a los slots online, que funcionan como las tradicionales tragaperras que podemos ver en cualquier bar.

La gran preocupación de las comunidades autónomas, que ayer se reunieron con las empresas del sector del juego en unas jornadas, son los 775 millones de euros que ahora ingresan por los impuestos que les generan estas máquinas. Estas máquinas generan unos ingresos para las empresas de más de 3.200 millones de euros. Las competencias en juego están transferidas y esas tasas recaen directamente en las arcas de las autonomías.

Pero no es el caso de los impuestos que se generan por el juego en internet, que van directamente al Estado. “El 80% de lo que se recaude va a Hacienda, algo que no ocurre con el juego presencial y con las máquinas tragaperras tradicionales”, asegura un empresario del sector.

Por lo tanto, las Comunidades Autónomas prevén otro agujero en sus cuentas si esta norma ve la luz y reduce la recaudación de las ‘otras tragaperras’, las presenciales. La consecuencia de todo esto es que las autonomías van a pedir la retirada de ese anteproyecto de ley en algunos casos, y cambios sustanciales en la ley en otros.

De acuerdo con las fuentes consultadas, comunidades como Madrid, Valencia, Andalucía y País Vasco se oponen a la norma y pelearán para que no vea la luz tal y como está. Hacienda les dio el anteproyecto de ley en una reunión con la Dirección  de Ordenación del Juego a principios de febrero y ahora tienen que presentar sus alegaciones a esta norma.

Rechazo empresarial

Las empresas del sector también están en contra de este proyecto. “Damos empleo a 26.000 personas y, si esto sale adelante, están en peligro junto a las cinco mil empresas que trabajan en este mercado”, asegura Miguel García Campos, secretario general de Femara, la asociación que agrupa los intereses de las compañías operadoras de máquinas tragaperras presenciales.

“Lo que quiere hacer el Gobierno no tiene mucho sentido. Ya se hizo una ley en 2011 que regulaba el juego online y no se metió en esa norma las tragaperras online. La razón es que había informes de la Unión Europea que recomendaban no hacerlo. El PSOE no incluyó estos juegos en esa norma y ahora el PP la quiere incluir y potenciar”, asegura García Campos.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/dinero/aprobacion-tragaperras-solivianta-Comunidades-Autonomas_0_2229977010.html