España presiona a la UE para que agilice al máximo la concesión de visados

Pese a que todas las previsiones apuntan a que España puede lograr otro año record de turistas extranjeros, superando los 60,6 millones alcanzados en 2013, la preocupación entre la industria es evidente. Todas las estadísticas reflejan que el mayor flujo de visitantes en los próximos años va a proceder de los países de fuera de la Unión Europea, como China, EE UU o Rusia y aquí España tiene un hándicap con respecto a otros grandes destinos mundiales, ya que les exige visados para poder entrar en su territorio. Un requisito que puede alargarse varias semanas y que supone un contratiempo para la atracción de visitantes de esos mercados, que en muchos casos optan por otros destinos, como Egipto, Túnez o Turquía, donde no tienen que pasar por este trámite. A principios de abril, la Comisión presentó un proyecto de reforma que acortará los plazos de concesión a 10 días, que permitirá la obtención de visados para tres años y eximirá de esa obligación a quienes ya han viajado a la UE con anterioridad.

Pero su efecto no será inmediato y la industria teme ya por lo que pueda ocurrir en temporada alta, donde se concentra más de la mitad de las llegadas de turistas internacionales. Así se lo transmitió una delegación empresarial, compuesta por Joan Gaspart, presidente del Comité de Turismo de CEOE; Emilio Gallego, secretario general de la Federación Española de Hostelería y Restauración (FEHR) y Ramón Estalella, secretario general de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), al vicepresidente de la Comisión Europea, Antoni Tajani, durante la reunión que mantuvieron la semana pasada. En la misma propusieron algunas medidas con carácter de urgencia, como la posibilidad de que se concedan online para reducir los trámites e incluso que se puedan conceder de forma excepcional y para estancias cortas en las propias oficinas de Aduanas. Estalella confirma que Tajani hizo suyas esas reivindicaciones de la delegación empresarial e incluso avanzó otras, como la creación de visados turísticos por un año para múltiples entradas, con el fin de evitar que cada vez que un visitante viaje a España tenga que pedir un documento. Otro destino prioritario es China, donde se han abierto tres centros de expedición en Cantón, Shanghai y Pekín para agilizar la tramitación de los visados, que se está cerrando en un plazo medio de cinco días, según datos facilitados por Turespaña.

Egipto pierde tres millones de visitas en seis meses

El turista ruso, por su capacidad de crecimiento y por su elevado poder adquisitivo, se ha convertido en el gran objetivo de los enclaves de sol y playa de cara a la próxima temporada alta. El preferido por los rusos es Turquía, con tres millones de visitas al año, seguido por Egipto, con 1,8 millones, y España, con 1,5 millones. Sin embargo, la tendencia entre uno y otro país ha sido radicalmente diferente. La entrada de turistas rusos en España se ha triplicado en los seis años de crisis, mientras que las cifras de Egipto han ido en picado desde el inicio de los conflictos ligados a la primavera Árabe. La cifra ha ido cayendo desde los 2,8 millones de 2011 hasta los 1,8 millones de 2013. El recrudecimiento del conflicto le ha hecho perder casi tres millones de visitantes internacionales en la segunda mitad de 2013.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/39500e21/sc/16/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A40C110Ceconomia0C13972318360I10A40A750Bhtml/story01.htm