El selfie de Samsung: menudo retrato

“Selfie”: dícese de la imagen o instantánea obtenida a través de la cámara del móvil sobre uno mismo, en solitario o –como se lleva ahora- acompañado de amigos, camaradas o compis. Dicho y hecho, todo el mundo se puso a imitar el gesto. Hasta que llegó la Gala de los Oscars y, directamente, la corriente se convirtió en negocio.

La publicidad está cambiando. Las marcas se han percatado de que los anuncios tradicionales cada vez impactan menos en la audiencia. Es preciso gritar más para hacer mella en los ciudadanos. El ingenio tiene un límite. Sólo unas pocas campañas destacan sobre el resto. Por no hablar de Internet, donde el ‘display’ (el banner de toda la vida) es una especie en peligro extinción porque los usuarios directamente los ignoran.

Se trata de volver a los orígenes. Eso significa evitar la burda presentación del producto y optar más bien por vender una historia, dentro de la cual aparezca la marca luciendo tipito. Llevamos años en ello. Campofrío captó la idea muy pronto y nos vende esperanza adornada con lonchas de salchichón. El Banco Sabadell reflexiona sobre el futuro con personajes relevantes. Y así, sucesivamente.

El último golpe lo ha dado Samsung. La compañía tecnológica apostó por esponsorizar la Gala de los Oscars en la cadena ABC. Pero este año pidió algo especial (y pagó 18 millones de dólares por ello). Además de anunciarse durante los intermedios, quería que sus productos apareciesen en la cobertura previa de la alfombra roja, en el programa de cineastas aspirantes y en la propia gala.

Para su sorpresa, la popular presentadora Ellen DeGeneres se dedicó a sacar fotos con un terminal Galaxy Note 3. Una de esas auto-fotografías, junto a varios de los actores presentes en el Dolby Theatre, consiguió convertirse en el tuit más retuiteado de la historia, con tres millones de reenvíos. Es este:

Rápidamente, Samsung vio otra oportunidad inmensa y dio un paso más para rentabilizar otro poco el suceso: anunció que donaba un dólar a causas sociales por cada retuit. Hubo noticia en los principales periódicos del mundo sobre el gesto solidario.

Por otro lado, la división española de la compañía tecnológica anunció a través de su perfil de Twitter que buscaba la mejor versión en España de la famosa fotografía. Para participar, los internautas han tenido que convertirse en nuevos seguidores de la cuenta de Samsung España dedicada a móviles y publicar después su selfie con el hashtag #MiSelfiePorUnNote3. Negocio, negocio y más negocio.

En estos momentos, los medidores de notoriedad de la marca están echando humo por el inmenso retorno, prácticamente impagable, que esta acción ha supuesto a la empresa surcoreana.

Más en twitter: @javierfumero

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/blogs/la_espana_profunda/selfie-sobrevalorado_7_2230046974.html