El plan oculto del Gobierno con los estibadores: decreto para calmar a Bruselas y moratoria de tres años

 Según explican a El Confidencial Digital fuentes gubernamentales, desde el Ejecutivo se es consciente del impacto que va a tener esta medida para las empresas y trabajadores dedicados a la estiba y, por ese motivo, “no va a haber precipitación” a la hora de aplicar el nuevo estatus para los estibadores.

En ese sentido, el Gobierno entiende que “no se puede cambiar de un día para otro” ni el sueldo ni las condiciones laborales de los empleados y, por tanto, va a abrir un periodo de negociación para que la patronal y los empleados lleguen a un acuerdo. Una decisión que, de hecho, ya ha trasladado a líderes provinciales y locales para que la transmitan a todos los afectados.

Una moratoria de tres años

En el mensaje mandado de forma discreta por el Ejecutivo, se avisa que, una vez aprobado el decreto, éste no puede aplicarse de inmediato porque después deberá someterse al trámite parlamentario. Un paso obligatorio en el que, además, pueden incluirse modificaciones por parte de la oposición al texto original.

Una vez aprobado por el Congreso y el Senado, el decreto será notificado a las empresas de estiba, para que apliquen el nuevo estatus a sus trabajadores. Será entonces cuando comience “la segunda negociación”, la de los afectados, que puede dilatarse, según las fuentes consultadas, hasta dos años.

Así las cosas, entre la tramitación parlamentaria, y la negociación empresa-empleados, “podemos irnos hasta dentro de tres años, que es cuando realmente se empezará a aplicar el texto finalmente aprobado”.

De esta forma, los afectados tendrán una especie de “moratoria”, en la que se podrán pactar prejubilaciones, bajas incentivadas, y los nuevos contratos laborales.

Misma estrategia que Zapatero en 2011

Las fuentes consultadas por ECD reconocen que la estrategia llevada a cabo por el Gobierno guarda cierto paralelismo con la que protagonizó Zapatero en 2011 con el retraso de la edad de jubilación hasta los 67 años.

Así, el Ejecutivo actual, como hizo el socialista hace seis años, va a aprobar de urgencia un decreto por exigencia de Bruselas, pero después aplicará el nuevo estatus para los estibadores de forma paulatina.

Zapatero, en 2011, aprobó el retraso de la edad de jubilación, pero logró incluir un calendario de aplicación en el que esa nueva obligación no se aplicaría de forma universal hasta 2027. Salvando las diferencias entre una y otra situación, “ahora también vamos a tener un margen, en esta ocasión de tres años”.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/politica/Gobierno-estibadores-decreto-Bruselas-moratoria_0_2880911897.html