El manifestante

Otra vez a la Puerta del Sol. Como no podía ser menos, el convocante es Pablo Iglesias, ‘el líder supremo’ de Podemos, es un hombre de manifestaciones. Manifestaciones en el sentido de declaraciones -fundamentalmente en televisión y más fundamentalmente en algunas televisiones- y en el otro sentido de manifestaciones callejeras; o sea, como la oposición en Venezuela.

Ya nos dimos cuenta de esta tendencia en el famoso paseo con Pedro Sánchez. Ahí tuvo la oportunidad de manifestarse posando ante las cámaras y de manifestarse en la calle para mostrar el ‘buen rollito’ con el ahora ex.

Al igual que la cabra tira siempre al monte, Pablo Iglesias siempre tira a la manifestación. Otra cosa es el motivo y el objeto de la subida montaraz.

El motivo para manifestarse en la Puerta del Sol es nada más y nada menos ‘porque lo pide la gente’. Así en abstracto el quién, el cómo y el cuándo, lo pidió la gente ni qué gente lo pidió, no quedan demasiado claros. Lo único claro es el dónde hay que manifestarse.

También queda claro el objetivo; solamente hay que ver el cuándo. Si hay que manifestarse la víspera de la fecha señalada para las primarias del Partido Socialista, blanco y en botella: leche, mala, pero leche.

Camuflar la convocatoria, de intento para echar a Mariano Rajoy, no es más que una más de las falacias de Pablo Iglesias, Mentir es una especie de tic del ‘líder supremo’ (al menos es lo que dice Pedro Sánchez).

El manifestante es especialista en la mentira y en la doble mentira. El abrazo a Errejón huele a falso y el ‘gracias Íñigo por haber venido…’ además de falso suena a prepotente: o sea, eres tú el que ha venido aquí, y aquí, mando yo.

Y todo para cargarse, cartas aparte, al PSOE.

La duda es qué pinta en todo esto Pedro Sánchez, que es el único de los candidatos capaz de entregarse a Podemos con o sin carnet.

Porque de engañados está el mundo lleno.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/opinion/tribuna_libre/manifestante_0_2922907684.html