El Gobierno trabaja para que Bruselas se pronuncie contra Podemos

ElConfidencial Digital informaba ayer del plan del Gobierno para frenar el avance de Podemos que pondrá en marcha de cara a la campaña electoral de las municipales. Consiste en repetir, pueblo a pueblo, que la formación es “antisistema”, “marxista-leninista” y “sin garantías de no tener corrupción”.

Pero la estrategia no se queda ahí. Moncloa busca internacionalizar la respuesta al partido de Pablo Iglesias. Y trabaja para que, como ya ocurrió con la independencia de Cataluña, la Comisión Europea dé un paso al frente y explique las negativas consecuencias económicas de un gobierno de Podemos. Propuestas como la jubilación a los 60 años, las nacionalizaciones, la reforma del sector financiero y la reestructuración de la deuda pública se consideran un riesgo grave.

Ya habló sobre la independencia de Cataluña

En el caso catalán, la Comisión – a petición expresa del Gobierno español- se pronunció asegurando que la independencia de Cataluña supondría su salida inmediata de la Unión Europea, con todas las consecuencias que ello conlleva. Principalmente, la salida del euro. Se le consideraría como un “país tercero”.

Según ha sabido El Confidencial Digital, un posicionamiento de Bruselas sobre Podemos es el ‘as en la manga’ que guarda el Partido Popular de cara a las próximas citas electorales, como las municipales de 2015 y las generales de 2016. Así lo ha comentado privado, a su entorno, la vicepresidenta del Gobierno. Soraya Sáenz de Santamaría afirma que, llegado el momento, “la Unión Europea echará un cable”.

Presiones en Bruselas

Este tipo de movimientos de presión internacional no son nuevos. Fuentes políticas de Bruselas consultadas por ECD explican que se trata de una “práctica habitual” por parte de países, grupos inversores y lobbys, que solicitan al Parlamento de Estrasburgo o a la Comisión que se pronuncien contra propuestas políticas que puedan suponer una “amenaza”.

Por ejemplo, se lanzaron avisos ante el auge del partido ultra Syriza, de Grecia, y con el de Beppe Grillo, en Italia. Se produjeron después de que la Comisión y el Parlamento recibieran informes externos alertando de las consecuencias económicas del auge de estas formaciones.

Respecto al crecimiento de Podemos, incluso el Club Bilderberg se preocupó por el auge de un partido con un programa que propone la nacionalización del sector energético, las telecomunicaciones… En este caso, fue el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, quien ofreció información y explicaciones a este grupo de presión.

Aviso ante los partidos ‘anti sistema’

Algo similar ocurrió el pasado mes de junio, cuando se comprobó que el nuevo Parlamento Europeo se encontraba muy fraccionado por el auge de la extrema derecha y de los partidos antisistema (Podemos está considerado como tal en Estrasburgo).

En esas fechas, grupos de presión enviaron informes a los europarlamentarios advirtiéndoles de los riesgos de una Unión Europea fraccionada, ante lo cual populares y socialistas europeos decidieron finalmente pactar la presidencia de la Cámara y la composición de la Comisión.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/politica/Gobierno-trabaja-Bruselas-pronuncie-Podemos_0_2376962313.html