El ex JEMAD se convierte en consejero privilegiado de Pablo Iglesias

Desde los primeros pasos del proyecto político de Podemos, Pablo Iglesias ha estado buscando un ex militar, un oficial de de alta graduación, para incluirlo entre su equipo. Un futuro ministro de Defensa. Así lo desveló ECD en mayo de 2015, seis meses antes de que se anunciase el fichaje de José Julio Rodríguez por Podemos.

La llegada del ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa fue una apuesta personal del líder de Podemos. Según explican fuentes próximas a Iglesias, el ‘feeling’ entre ambos fue evidente desde sus primeros encuentros. Pronto se confirmó como una de sus apuestas personales.

Pasado año y medio desde entonces, José Julio Rodríguez ha quedado relegado a un discreto segundo plano. Actualmente, el ex JEMAD se dedica a asesorar a los diputados en materia de Defensa y a preparar y supervisar documentos de contenido técnico para el partido. Es un “experto militar en nómina”, dicen las voces consultadas en Podemos.

Pero es mucho más. Tal y como explican, Rodríguez sigue mantenido un hilo directo y constante con Pablo Iglesias. Una relación fluida de confianza que le ha convertido en uno de los asesores principales del líder de Podemos, a pesar de que desde altas instancias del partido hay quien ha querido ‘cargarse’ al ex JEMAD.

Intocable para Iglesias

Según explican las fuentes a las que ha tenido acceso ECD, hay sectores en la dirección de Podemos que no ven con buenos ojos la presencia de José Julio Rodríguez en el partido. Principalmente, porque consideran que ni el partido ni él mismo han sabido quitarle esa “injusta fama de militarista”, que incluso le ha granjeado el mote de ‘el General de la OTAN’, en referencia a la posición que ocupaba cuando se produjo la guerra de Libia en 2011.

Pese a poner en marcha una campaña pública para que a José Julio Rodríguez no le penalizara su pasado militar entre los ambientes más izquierdistas de la formación, los resultados de sus dos candidaturas a las elecciones generales han mostrado que una parte del electorado ha decidido castigarle. En Zaragoza y especialmente en Almería.

El revés de Almería

En el caso de la circunscripción andaluza, el castigo en las urnas fue evidente. Podemos partía con un escaño y esperaba conseguir un segundo gracias a la confluencia con Izquierda Unida. Sin embargo, la llegada de Rodríguez supuso un cisma entre el electorado, especialmente entre el comunista, entre el que incluso se llamó a no votar a la lista para protestar por lo que consideraban una ‘imposición’ por parte de Podemos.

Este boicot interno fue el que esgrimió el propio Pablo Iglesias tras las elecciones para explicar en clave interna la pérdida del escaño que ya habían conseguido meses antes en Almería. Algo que había puesto al ex JEMAD en el disparadero de puertas para adentro en el partido.

Además, hubo muchas voces internas acusaban a Iglesias de haber sido él quien eligió Almería como destino de Rodríguez, y haberlo hecho sin haber valorado bien la situación. Demasiado apresuradamente, para asegurarse de que llegaría a diputado sí o sí. Rodríguez formaba parte, dicen en Podemos, de la estrategia parlamentaria que tenía prevista para la legislatura.

Un hombre de confianza en la sombra

Tras esta debacle, cuentan fuentes de Podemos, a Pablo Iglesias le costó convencer a José Julio Rodríguez para que siguiese formando parte del proyecto. Dos reveses en tan poco tiempo le animaban a dejarlo, pero fue Iglesias quien le convenció.

Por otra parte, la debacle en Almería llevó a ciertos dirigentes de Podemos a plantearse –y a plantearle a Iglesias- la idoneidad de que José Julio Rodríguez siguiese en el proyecto. Había quien le pedía a Iglesias que le “dejase marchar”. Pero finalmente no ocurrió así.

Un consejero privilegiado

Desde entonces, explican estas voces, Iglesias ha mantenido a Rodríguez como “un consejero personal”, alguien muy cercano con quien dicen sopesa algunas de las decisiones más complejas que ha tenido que tomar Iglesias en los últimos meses.

Según aseguran, Iglesias habla en privado con su entorno más cercano sobre el papel de Rodríguez, a quien se muestra “agradecido”. Dice destacar de él que es una persona “con mucho temple” que le ayuda a “evitar la impulsividad” en la toma de decisiones.

“Muchas de las decisiones que toma Pablo las consulta antes con José Julio” afirma a ECD una persona del entorno de confianza del líder de Podemos. 

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/defensa/JEMAD-consejero-privilegiado-Pablo-Iglesias_0_2889311048.html