El consumo tira del PIB, que crece a un ritmo del 1,6%

La economía española moderó su ritmo de crecimeinto en el tercer trimestre, cuando avanzó el 0,5% frente al 0,6% del trimestre anterior. El INE ha confirmado el dato adelantado publicado por el mismo organismo a finales de octubre, y que implica, no obstante, que la economía crece un 1,6% interanual, la cifra más abultada en cuatro años.

Según los datos aportados hoy, es la demanda interna quien tira de la economía española, especialmente el consumo de los hogares. Esta partida creció un 2,7% sobre el ejercicio anterior, según las cifras publicadas hoy. El dato es un cuatro décimas superior al de hace tres meses, y 1,4 décimás más abultado que el del primer trimestre del año. Es la cifra más elevada para el consumo privado desde que empezó la crisis.

En paralelo, la inversión crece a un ritmo del 3,1%, una décima menos que hace tres meses, debido al freno en la compra de bienes de equipo, que con todo crece aun ritmo del 9,5% (12,7% hace tres meses). La construcción, por su parte, está a punto de abandonar las tasas negativas: solo se contrae un 1,2%.

En total, la aportación de la demanda interna al crecimiento es del 2,5 puntos, tres décimas más que hace tres meses. Pero el sector exterior ha restado 0,9 décimas al crecimiento, para terminar en el citado 1,6% interanual.

Suben las exportaciones, y de hecho aceleran hasta crecer un 5,7%, cuatro puntos más que el trimestre precedente. No obstante, las importaciones (ligadas al alza del consumo doméstico) crecen todavía más, pasando de, 4,8% al 8,2% interanual.

En cuanto al empleo, el INE da cuenta de la mejora en el último año, en el que se han creado 221.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo. No osbtante, el ritmo de creación se ha desacelerado respecto al trimestre anterior, un 0,5% frente al 0,7% anterior. La industria muestra el mejor comportamiento, con un crecimiento anual del empleo del 1,8%. La construcción, por su parte, apenas destruye empleo en términos interanuales (-0,1%). Las horas trabajadas, mientras, aumentan un 0,8% gracias al aumento tanto de los puestos de trabajo como de la jornada laboral.

La remuneración de los asalariados se mantiene estable, con un descenso de una décima. El aumento del número de trabajadores (del 1,3% al 1,8%) se ve compensado por un descenso de cinco décimas en el crecimiento de los salarios, que pasan de aumentar el 0,1% a caer el 0,4%. La renta empresarial se mantiene estable: pasa de caer el 0,3% a caer el 0,2%. El deflactor del PIB (efecto de los precios) es negativo, de un 0,4%, lo que quiere decir que el PIB nominal aumenta menso que el real, un 1,2% frente a un 1,6%.

El INE, además, ha revisado la serie histórica del PIB, que ha dado como resultado una recesión más aguda de lo previsto hasta el momento, con un mínimo a finales de 2012 en el que la economía se contraía un 2,5% en términos interanuales.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/40e3335a/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C110C270Ceconomia0C14170A748240I0A177430Bhtml/story01.htm