El CNI destina de nuevo a la lucha contra ETA a expertos que habían pasado a antiyihadismo

Según anunció la banda, el próximo fin de semana ETA tiene previsto revelar dónde se encuentran sus zulos y arsenales, y con ello proceder a la entrega de la totalidad de su armamento y material para cometer atentados. Esto supondría el fin de la capacidad operativa de la banda para matar.

Ante ello, un grupo de agentes del CNI  que en su día se ocuparon de la lucha etarra, y que paulatinamente habían sido reubicado en equipos que combaten el terrorismo islamista, han vuelto a integrarse en los equipos contra ETA para llevar a cabo el “último servicio” contra la banda, que ha dejado 829 muertos por el camino en medio siglo de actividad.

Las fuentes consultadas explican que se trata de personas “auténticos especialistas” en materia de armamento etarra y en logística de la banda, conocedores de los detalles sobre cómo ETA protege sus arsenales y cuál es la composición de estos.

Su misión será la de verificar que la banda “juega limpio” y que de verdad entrega todos sus escondites, armas y explosivos.

Y también, del arsenal recibido, tratar de localizar e identificar determinadas armas que pudieron ser utilizadas en atentados ya investigados pero que no se han aclarado del todo.

Sobre los zulos, tal como contó ECD, los servicios secretos españoles y franceses ya conocen en profundidad todo el entramado logístico de ETA. Tras el anuncio del final de la lucha armada, el CNI ha seguido recopilando información sobre los lugares donde iba escondiendo sus armas y explosivos, junto con material para la fabricación de bombas: cordón detonante, temporizadores…

Un CNI volcado en el yihadismo

Antes del 11-M, la mayoría de los agentes destinados en la división de Contraterrorismo, del Centro Nacional de Inteligencia, estaban involucrados en misiones relacionadas con ETA. Tras los atentados de Atocha se inició una reconversión de la división hacia el combate contra la amenaza islamista.

El anuncio del fin de la actividad armada de ETA, en octubre de 2011, provocó un nuevo cambio, porque a partir de ese momento los servicios de inteligencia españoles movilizaron agentes con el objetivo de perseguir los últimos reductos de la banda terrorista vasca, aunque en número muy inferior a los destinados al yihadismo.

En 2016, el Centro anunció la contratación de 500 agentes más destinados a la lucha antiyihadista, que se unirán a la plantilla de 4.000 miembros en total que dispone ‘La Casa’.

El yihadismo es “el primer riesgo” para España, en palabras del actual director, Félix Sanz Roldán.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/seguridad/CNI-ETA-expertos-reubicados-yihadismo_0_2902509731.html