El capitán del comercio

Las exportaciones se han convertido en los últimos años en el buque insignia de la economía española. Para cada vez más empresas, las ventas al exterior representan un importante apoyo que ha permitido a muchos negocios capear mejor el temporal de la crisis, que ha provocado una significativa caída del consumo en nuestro país. De hecho, la Organización Mundial del Comercio, apuntaba recientemente que España fue el segundo país en el que más crecieron las exportaciones durante el pasado ejercicio, solo por detrás de Reino Unido. El éxito de la demanda externa se ha conseguido gracias a varios agentes, destacando entre ellos el Instituto de Comercio Exterior (Icex).

La dirección de esta entidad pública empresarial, que tiene por objeto promover la internacionalización de las compañías españolas y atraer inversiones extranjeras, tendrá un nuevo dirigente al timón a partir del verano. Con la marcha de María del Coriseo a la Oficina Económica y Comercial de España en Tokio en el mes de julio, Francisco Javier Garzón (Madrid, 1969) asumirá el cargo de consejero delegado de esta organización a la que acuden cada vez más empresarios en busca de consejo y apoyo para iniciar su actividad exterior.

Licenciado en Economía de la Empresa por la Universidad Complutense de Madrid, el próximo responsable del Icex ha dedicado toda su carrera a la Administración Pública. Se alzó con el primer puesto de su promoción de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado. Después pasó por la Dirección General del Tesoro, la Sociedad de Desarrollo Industrial en Extremadura e incluso el Gabinete de Presidencia del Gobierno en el que ejerció como vocal asesor en el departamento de Economía entre 2000 y 2002.

Fue entonces cuando sus pasos profesionales se encaminaron por primera vez hacia el comercio exterior, ya que durante los cinco años siguientes extranjero fue el consejero económico en la Embajada de España en Río de Janeiro (Brasil). Después volvió a casa y ocupó un puesto como subdirector general dentro de la Comisión Nacional de la Competencia.

Hasta que asuma su nuevo cargo, Francisco Javier Garzón seguirá ejerciendo como consejero jefe de la Oficina Económica y Comercial en México, al que lleva dedicado desde 2010. En el país norteamericano ha estado presente en numerosos eventos de promoción de productos españoles. Uno de ellos ha sido el vino. En otoño participaba en la séptima edición del día de los caldos españoles en México, acto en el que señaló la importancia de este producto, cada vez mejor considerado en el que será su hogar hasta el mes de julio.

Este país parece haber conquistado al próximo consejero delegado del Icex, que en una entrevista concedida como parte de un informe de la consultora PwC aseguraba que en la disyuntiva habitual con la que se encuentran las empresas para decidir entre invertir en Brasil o en México, optaría por este último, al considerarlo más estable que al gigante sudamericano. Sin embargo, también destacaba las bondades del mercado brasileño, que describió en esas declaraciones como “muy atractivo”.

Su experiencia en el extranjero le ha valido para conocer de primera mano las preocupaciones de los empresarios que se deciden a salir de España para vender sus productos o servicios y para saber cuál es el perfil de estos. Gracias al trabajo que ha desempeñado en las oficinas comerciales, Garzón ha podido identificar entre esas cuestiones que inquietan a los exportadores algunas que se repiten con frecuencia como la seguridad jurídica o la adaptación al país en el que operarán. Convencido de que los lazos de España con Latinoamérica siguen siendo fuertes y ayudan a que el entendimiento –en general, pero en especial para hacer negocios– sea más sencillo, ha hecho referencia en algunas ocasiones al concepto de la multilocalidad de las compañías, al hecho de que estas acaben mimetizándose con el ambiente en el que se desenvuelven aunque no sea el mismo en el que se crearon.

Sin embargo, este economista no solo ha tenido la oportunidad de entender las inquietudes de quienes pretenden expandir sus actividades comerciales. Además ha podido tener contacto con aquellos que se mueven en la dirección contraria y que desde el exterior quieren hacer llegar sus inversiones a España. La experiencia será, una vez más, útil a la hora de dirigir los pasos del Icex, que también tiene como misión promover ese tipo de operaciones.

Francisco Javier Garzón todavía tiene algunos meses por delante para preparar su entrada a la institución. Esta llegada se produce en un momento de profundos cambios en el ente público que, pese a que cobra una relevancia cada vez mayor debido al giro hacia el exterior de la economía nacional, no se ha librado de los recortes de presupuesto. Estos obligarán al organismo a poner en marcha nuevas formas de funcionamiento que permitan seguir obteniendo resultados positivos.

Con mucho trabajo a las espaldas para favorecer las relaciones comerciales con otros países, pero con aún más por delante, Francisco Javier Garzón emprenderá este verano su nueva aventura profesional.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/398205ed/sc/42/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A40C170Ceconomia0C13977567180I8514790Bhtml/story01.htm