El Banco de España prevé un crecimiento del 1,7% en 2015 si se bajan los impuestos

La economía española mantuvo su “paulatina mejora de la actividad en el primer trimestre de 2014”, según el boletín mensual del Banco de España. Ha presentado además su cuadro macroeconómico para este año, para el que prevé un crecimiento del 1,2% para este ejercicio y del 1,7% en 2015, siempre que se bajen los impuestos como ha prometido el Ejecutivo.

Y es que el organismo que dirige Luis María Linde señala que “tras la incipiente recuperación de la actividad que se ha observado desde la segunda mitad de 2013, se espera que el avance de la economía española prosiga a lo largo del presente ejercicio” Bajo un conjunto de presupuestos, el Banco de España  proyecta un crecimiento del PIB del 1,2% en 2014. Esta tasa sería la primera positiva, en términos de promedios anuales, tras el 0,1% de 2011, y la más elevada desde 2007.

Uno de los requisitos para que se cumpla el crecimiento proyectado para el próximo año es que se revierta la subida del IRPF efectuada casi inmediatamente después de que Mariano Rajoy asumiera la presidencia del Gobierno: “Se supone que el gravamen complementario del IRPF, que habría aumentado la recaudación en 2012, 2013 y 2014, expira en 2015, en línea con la legislación actualmente en vigor, con un impacto negativo sobre la recaudación, que se puede estimar en este último año en torno a 0,5 puntos de PIB”. Es decir, esta estimación tiene como condición que se bajen los impuestos a partir del próximo año. 

En cuanto a los ingresos, las principales medidas incluyen los efectos en 2014 y 2015, derivados de la ampliación de las bases del impuesto sobre sociedades, el aumento de las bases máximas de las cotizaciones sociales, las rebajas de las cotizaciones sociales a la contratación indefinida aprobadas recientemente, así como las actuaciones incorporadas en la Ley de Emprendedores

Primer trimestre

Los indicadores coyunturales referidos al primer trimestre de 2014 apuntan, en general, a una prolongación de la trayectoria de paulatina mejora de la actividad. Por lo que respecta al consumo privado la información más reciente es compatible con un modesto crecimiento en el primer trimestre, según el Banco de España.

En cuarto trimestre del año pasado, el crecimiento se quedó en un 0,2%, frente al 0,3% estimado por el organismo que dirige Luis María Linde. En el tercer trimestre, el alza fue del 0,1%. Una mejora progresiva, por tanto, apuntaría a un alza del 0,3% en el tercer trimestre.

Tanto el consumo público como el consumo privado moderaron su ritmo de caída en el primer trimestre de este año, en tanto que la inversión en equipo recuperó tasas positivas. Por el contrario, la inversión en construcción  mantuvo una tónica negativa. El empleo cayó un 3,4%, lo que supuso una ganancia de  productividad del 2,3%. Dado el incremento de la remuneración por asalariado del 0,7% en  el total de la economía, los costes laborales unitarios disminuyeron un 1,6%.

Los índices de confianza de los hogares y los comerciantes minoristas, elaborados por la Comisión Europea, retrocedieron en febrero, si bien se mantienen en un nivel claramente superior a la media del cuarto trimestre de 2013. Entre los indicadores cuantitativos, las matriculaciones de vehículos particulares experimentaron en febrero un incremento intermensual del 4,7%, ajustado de efectos estacionales, en parte, como reflejo de la aprobación del PIVE-5 a finales de enero, tras el agotamiento del plan anterior.

Además, las ventas interiores no financieras de las grandes empresas y el índice de comercio al por menor sin estaciones de servicio crecieron un 0,2% y un 0,8% interanuales, espectivamente, en enero, en términos de la serie deflactada y corregida la estacionalidad, tras la caída de diciembre de 2013.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/38a02ee5/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A30C260Ceconomia0C13958251390I0A356270Bhtml/story01.htm