El 60,5% de los empleados públicos gana más de 2.160 euros al mes

La diferencia entre las retribuciones que se perciben en el sector público y en el privado sigue creciendo en los tres últimos años. En 2011, el salario medio de un asalariado público era de 2.469 euros y el de otro del sector privado era de 1.671 euros, lo que representaba una diferencia de 798 euros o un 32,3% menos. Dos años después, la remuneración del empleado público es de 2.530 euros y la del sector privado es de 1.691 euros, una brecha de 839 euros o del 34%.

¿Por qué cobran más dinero? La razón, según la encuesta que ha publicado el INE, se produce porque hay muchos más trabajadores del sector público con salarios por encima de los 2.160 euros. En concreto, el 60,5% de los empleados (aquí se incluyen trabajadores de las administraciones públicas, de las empresas públicas y de las mutualidades) percibe una retribución superior a esa cantidad, mientras que en el sector privado ese porcentaje se reduce hasta el 21,8% de los empleados. Ocurre justo lo contrario cuando se analizan el conjunto de empleados cuya remuneración no supera los 1.217 euros. En el caso del sector público apenas llega al 7,4% del total y en el del privado llega al 36,1%.

Si el análisis se realiza por los distintos niveles de administración publica, la autonómica es en la que sus trabajadores perciben mejores salarios, con una media de 2.632 euros, seguidos por los de las empresas públicas, con 2.601 euros. Los que perciben remuneraciones más bajas son los de la administración local, con 2.227 euros.

Los trabajadores indefinidos ganan un 37% más de media que los temporales

La encuesta del INE también muestran las profundas diferencias entre comunidades autónomas. Tres regiones superan la media de 2.000 euros por trabajador: se trata de Madrid (2.198,7 euros), País Vasco (2.162 euros) y Navarra (2.126 euros). La media nacional se sitúa en 1.869 euros. Los más bajos se dan en Murcia, con 1.541 euros, y en Canarias, con 1.617 euros.

El estudio también exhibe  a las claras la excesiva dualidad que existe en el mercado de trabajo de España, con unos contratados indefinidos con buenos sueldos y una indemnización por despido superior a la de los temporales, cuyas remuneraciones son sensiblemente inferiores.

Los trabajadores con contrato indefinido ganaron en 2013 de media 2.048 euros brutos al mes, una cifra que se reduce a los 1.282 euros en el caso de los temporales. Esta diferencia del 37% se debe, entre múltiples factores, a que los fijos suelen tener un nivel educativo más alto y a que entre los eventuales tienen un mayor peso las ramas de actividad con un marcado carácter estacional y una remuneración más baja, como puede ser el comercio o el turismo.

Además, más de la mitad de los trabajadores temporales (concretamente el 51,9 %) se encuentra en los niveles salariales más bajos (inferiores a 1.217,4 euros mensuales), mientras que en el caso de los indefinidos, tan sólo están en esta situación el 23,3%. Por el contrario, el porcentaje de asalariados con contrato indefinido que accede a sueldos superiores a 2.159,4 euros mensuales es del 35,8 %, tasa que se queda en el 10,9 % en el caso de trabajadores temporales.

La excesiva precariedad en jóvenes

El futuro laboral de los jóvenes es francamente negativo. Al hecho de que la tasa de paro de los jóvenes entre 16 y 24 años supera el 50% de los activos, se une el factor de que aquellos que trabajan cobran sueldos muy por debajo de la media. El 65,4% de ese colectivo percibe remuneraciones por debajo de 1.217,4 euros al mes y el 28,3% no supera los 638 euros, lo que representa que cobran por debajo del salario mínimo interprofesional.

Pese a su elevado nivel de formación, ya que la gran mayoría son licenciados universitarios, tan solo el 3,5% de los menores de 24 años percibe un sueldo superior a los 2.159 euros. El INE lo justifica por la mayor presencia de contratos temporales y jornadas a tiempo parcial.

La crisis dispara el compromiso de los españoles con su empleo

Los españoles ocupan la cuarta posición mundial, junto con estadounidenses, rusos, italianos y suecos, que más se comprometen con su empleo, según la última encuesta de la consultora especializada en recolocaciones Moa BPI Group. Esta encuesta –que se ha hecho con 5.000 entrevistas (300 en España) a mandos intermedios de multinacionales de 12 países– indica que los encuestados han otorgado una nota media del 7,9 (del 0 al 10) en su grado de compromiso con el empleo.

Solo otorgaron más puntuación los trabajadores de México (9,3); Rumania (8,7);y Polonia (8,1), que se sienten más comprometidos con sus empleos.

Los españoles están también entre los que más aumentaron dicho compromiso en el último año –un 43% se siente más comprometido que en el ejercicio anterior–. Esto se debe, según los autores de esta encuesta al “miedo a perder el puesto de trabajo, valorando más lo que otros no tienen”. El consejero delegado de Moa BPI Group Juan Luis Goujon, destacó “cómo ha cambiado el concepto de adhesión a la empresa, cuando mucha gente ya no va ni físicamente al puesto de trabajo”.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/407a1d69/sc/36/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C110C140Ceconomia0C14159639760I7938750Bhtml/story01.htm