Dijsselbloem: “El plan Juncker no funcionará sin reformas”

El presidente el Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, advirtió hoy de que el plan de inversiones anunciado esta semana por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, sólo funcionará si se abordan las necesarias reformas estructurales en los países de la zona del euro.

En unas jornadas económicas organizadas en Berlín por el diario Süddeusche Zeitung, Dijsselbloem recordó que el plan aspira a movilizar 315.000 millones de euros y subrayó que para convencer al capital privado de que vuelva a invertir en Europa se debe crear el marco adecuado, aunque haya que tomar decisiones “difíciles”.

Abogó por ejemplo por recortar los costes laborales, “demasiado elevados todavía”, y se mostró convencido de que hay vías para compensar la merma de recaudación que implicaría reducir los impuestos sobre los salarios, desde la denominada “fiscalidad verde” hasta el IVA.

Los países europeos deben además desmontar barreras proteccionistas que blindan determinados sectores profesionales y, en especial, el sector servicios, añadió.

Junto a las reformas estructurales, reiteró la necesidad de respetar sin fisuras el Pacto europeo de estabilidad y crecimiento y sus reglas de control presupuestario.

Dijsselbloem avaló la actuación de la Comisión Europea al evaluar el viernes los presupuestos nacionales de los socios de la moneda única porque, dijo, “ha sido muy clara” y no ha dado amplios márgenes a los países con incumplimientos, sino que les ha advertido de que tienen que hacer “esfuerzos extra” y que se comprobarán en marzo.

El Eurogrupo seguirá esta evolución y Dijsselbloem se comprometió a garantizar que será “un proceso serio”, porque el pacto es “esencial” para que el mundo confíe en la eurozona y para que llegue la inversión y “crucial” también para que haya confianza entre los socios de la moneda única.

Tras insistir en que “la política fiscal” debe seguir siendo una prioridad, recordó a Francia que “tiene que hacer más” tanto desde el punto de vista presupuestario como en el camino de las reformas.

Junto a las inversiones y la consolidación fiscal, el presidente del Eurogrupo citó como un tercer elemento clave para fomentar el crecimiento en Europa la política monetaria, aunque advirtió del “gran riesgo” de los últimos movimientos de los bancos centrales.

A su juicio, tanto el Banco Central Europeo como otros bancos centrales, al anunciar la puesta en marcha de instrumentos cada vez “más y más grandes”, pierden efectividad y pueden crear “burbujas” que amenacen en el futuro la recuperación económica.

Continuar al frente del organismo

Dijsselbloem, afirmó, por otra parte, que estaría “muy contento” de poder continuar al frente del Eurogrupo tras el próximo verano, cuando concluya su mandato en un puesto al que también aspira el ministro español de Economía, Luis de Guindos.

“Fui elegido por mis colegas para dos años y medio y este verano [el 21 de julio de 2015 concluye su mandato] habrá una reelección o un nuevo candidato; no tengo que decidir todavía, pero, tal como están las cosas en este momento, estaría muy contento de continuar”, manifestó al ser preguntado por su futuro profesional.

Dijsselbloem, ministro holandés de Finanzas, comentó también el debate abierto en torno a la necesidad de que el presidente del Eurogrupo tenga dedicación completa y no lo compagine esa función con un cargo ministerial a nivel nacional, como ocurre actualmente. En su caso, aseguró, “funciona bien como está” y no ha tenido problemas para combinar las responsabilidades nacionales con las europeas.

No obstante, reconoció que podría ser necesario un puesto “a tiempo completo” en el futuro si los socios de la moneda única apuestan por avanzar en el camino de una mayor coordinación y convergencia económica.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/40f54468/sc/2/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C110C290Ceconomia0C141727610A70I5266440Bhtml/story01.htm