¿Cuánto cuesta realmente reformar una casa?

Muchas viviendas sobrepasan los 20 ó 30 de antigüedad, lo que implicar necesidad de renovación no solo por aspecto, sino por funcionalidad. Desde la crisis, la fórmula de rehabilitar en lugar de la nueva construcción ha tenido mayor protagonismo, y hay gobiernos que incluso la promueven a través de subvenciones. En Portugal, por ejemplo, el programa para la vivienda puesto en marcha por el gobierno del socialista Antonio Costa, incluía la creación de un fondo nacional para la rehabilitación de inmuebles.

Pero, ¿cuánto cuesta reformar una casa? Es la primera pregunta que surge. Habría que considerar, en primer lugar, el número de metros cuadrados de la vivienda y, si hablamos de una reestructuración, entre 300 y 800 por cada uno. Es decir, que la reforma integral de una casa de 120 cuadrados podría costar entre 36.000 y 84.000 euros, dependiendo del coste de obra, los materiales y los diferentes elementos que haya que emplear. Una parte del presupuesto se la llevarán los técnicos que tengan que intervenir y los impuestos.

A quienes tengan más suerte les será suficiente con una reforma menor y una limpieza a fondo, para lo que puede ser útil una empresa de limpiezas como Limpiezas LM2. Llevan más de 30 años ofreciendo servicios de limpieza profesionales, aunque con un trabajo más enfocado a las empresas.

Los baños y la cocina

El cálculo de la reforma por metro cuadrado es obra de Ambiente Cálido, que llevan más de 20 años haciendo reformas integrales de casas y edificios. Fruto de esa experiencia, ha elaborado la guía cuanto cuesta reformar una casa que nos sirve como referencia.

Conviene que antes de comenzar, según indican, se especifique y planifique un proyecto al detalle, con bastante antelación para que dé tiempo a pensar cambios. Deberá abarcar detalles como la ventilación, la iluminación o las cañerías. Una vez vista la generalidad, hay que entrar en materia según la estancia.

En los baños, uno de los puntos más susceptibles a reformar, hay que considerar las características de los techos internos y las paredes para conocer el coste: a más altura, mayor precio. Azulejos y baldosas pueden tener, respectivamente, un precio de 14 y 16 euros por metro cuadrado. La mampara ronda los 300 euros, según Ambiente Cálido, y el plato de ducha los 150. Un mueble de baño puede alcanzar los 450, y el inodoro llegará a los 200. Habría que añadir también el precio de la instalación.

La cocina, el corazón de la casa, también exige óptimas condiciones para el bienestar de los inquilinos. Para empezar, los trabajos de demolición y retirada de azulejos, baldosas, muebles y electrodomésticos viejos pueden alcanzar los 500 euros. A ello habría que sumar la instalación de tuberías y el desagüe, lo que puede subir a 600. Por su parte, 800 euros requerirán los trabajos de instalación eléctrica, y los de albañilería 900. Entran aquí el alicatado, la lechada…

La instalación de todos los muebles y electrodomésticos puede rondar los 800 euros, pero esto no será lo más caro, sino los modelos que se elijan en cada caso. La horquilla es muy amplia. El montaje del grifo y el fregadero, aseguran desde Ambiente Cálido, no debería pasar los 150 euros.

El salón y la pintura de las paredes

A diferencia de baños y cocinas, el salón no requiere de ciertas instalaciones que tienden a encarecer la factura final. A no ser, claro, que se esté pensando en obras de calado como unirlo con la cocina o separarlo de esta, mediante tabiques o cerramientos especiales. Si no, todo se reduce a qué muebles se escogen y cuánto cobra el profesional competente por llevarlo a casa e instalarlo en el lugar que se haya decidido.

El salón y las habitaciones ofrecen una buena oportunidad para ahorrar si no se necesitan obras. Buena idea es aprovechar muebles antiguos y darles un aire nuevo, algo que es tendencia absoluta. Algunos se prestan a ser pintados para un lijado posterior que le dará ese aspecto deslucido tan de moda. También se puede ser cinta Washi Tape, disponible en múltiples formatos, o papel pintado.

Pero lo habitual es que, como mínimo, haya que pintar las paredes. Como explican desde Ambiente Cálido, “depende del estado en el que se encuentren”, pero el precio medio suele rondar los 6 euros por metro cuadrado. Y eso incluye los materiales, el emplastecido para huecos o la colocación de velos o vendas con los que evitar grietas.

Gastos añadidos para negocios

Los precios serán diferentes si hablamos de un local comercial o un establecimiento de restauración. Si el negocio ya estaba en marcha, solo habrá que considerar el precio de la remodelación. Si no, a ello habría que sumar el alquiler del local, la compra de maquinaria, el mobiliario, la decoración… Y, por supuesto, cumplir con la normativa en materia de insonorización y otros capítulos, además de los impuestos.

En lo que respecta a otros gastos, más vale prevenir y contratar un buen servicio de limpieza de oficinas como Limpiezas SIL. Se trata de expertos en limpieza de oficinas, comunidades y edificios en Madrid, pero hay empresas también enfocadas a la hostelería o cualquier otro tipo de negocio.

Y es que cada uno tiene su peculiaridad. En determinados casos será necesario también afrontar gastos como los contenedores sanitarios, que pueden ser proporcionados por Serkonten. Son especialistas en soluciones higiénico sanitarias integrales a los que también habría que hacer una consulta.

Habrá que planteárselo todo como una inversión en bienestar y que, en caso de que aborde una actividad comercial, puede recuperarse a largo plazo, y acabar redundando en beneficios. Pero para que tal inversión sea efectiva, más vale elegir bien a los profesionales, siempre en relación a la calidad y precio, y no solo al segundo criterio.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/la_buena_vida/tendencias/cuesta-realmente-reformar-casa_0_2930706906.html