Contratar a nombre de abuelos, amigos y fallecidos… el último truco para no pagar el recibo de la luz

La identidad de un individuo se puede suplantar fácilmente en los contratos disponiendo de sus datos bancarios y de una fotocopia del DNI.

La suplantación de identidad se aplica con personas del entorno más próximo (abuelos, amigos, antiguos compañeros de piso…), es decir, a individuos de los que en algún momento se ha tenido acceso a sus datos personales.

Cobradores de morosos

Fuentes del sector eléctrico consultadas por El Confidencial Digital confirman que estos casos están aumentando considerablemente en los últimos meses, también como consecuencia de la crisis.

Sin embargo, advierten que las compañías están tomando medidas para acabar con esas prácticas porque “la suplantación de identidad es un delito”.

Están recurriendo, en este sentido, a empresas de cobradores de morosos para localizar el fraude y reclamar los impagos de las facturas.

Comerciales que roban datos personales

Según las fuentes consultadas, no es el único caso de picaresca con el que se están encontrando desde hace poco las eléctricas.

Reconocen que están recibiendo, en las últimas semanas, un aluvión de denuncias de los clientes porque comerciales subcontratados por las propias empresas sustraen datos personales de la correspondencia de sus buzones y les cambian a otra compañía sin previo aviso.

Los clientes se percatan del timo cuando reciben la primera factura de consumo, en la que se dan cuenta de que se les está cobrando por el servicio de una compañía que no han contratado en ningún momento.

La morosidad alcanza ya cifras récord

Las fuentes a las que ha tenido acceso ECD explican que la preocupación es máxima en las sedes de las grandes eléctricas españolas (Endesa, Iberdrola y Gas Natural) por esta situación.

Están detectando que los impagos de la factura de la luz han crecido considerablemente en los últimos meses, por culpa de la crisis económica y también de las continuas subidas de la luz.

Revelan que la morosidad de los clientes con las eléctricas se acerca ya al entorno del 7%. Es precisamente esta cifra concreta la que ha hecho saltar las alarmas en las cúpulas de las principales compañías.

Tienen en cuenta que la tasa se va acercando poco a poco a la de morosidad bancaria, uno de los sectores con mayor volumen de impagos en España, con un 12% a cierre de 2013.

Las previsiones no son nada halagüeñas

Además, según las fuentes consultadas, en las eléctricas inquieta la previsión de que el problema amenaza con ir a más a lo largo de este año.

Se destaca, en este sentido, que la debilidad de la economía de muchas familias y empresas también va aumentando conforme pasa el tiempo, y que los efectos de la crisis se dejan notar más.

Por ejemplo, no pasan por alto en las compañías que casi el 50% de los parados en España (es decir, alrededor de dos millones y medio de personas) se han quedado ya sin derecho a ningún tipo de prestación. Y no se espera, por tanto, que la tendencia al impago revierta a corto plazo.

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/dinero/Contratar-abuelos-fallecidos-ultimo-recibo_0_2222777711.html