Cómo disfrutar más de una buena comida

Sentarse a la mesa es uno de los grandes placeres de la vida. A todo el mundo le gusta disfrutar de la experiencia que supone probar nuevas elaboraciones, gastronomías exóticas y establecimientos en los que se funden la cocina tradicional y la de vanguardia. Y es natural, porque nuestras papilas gustativas están diseñadas para percibir todos los matices de sabores que tiene la mezcla de ingredientes que es en realidad una receta. Y qué decir si además lo hacemos todo en buena compañía.

No obstante, hay cosas que contribuyen aún más al disfrute. Acompañar cada plato con la bebida adecuada hace que cualquier comida se convierta en todo un espectáculo. Veamos los 3 imprescindibles de la mesa: el agua, el vino y el café.

Agua pura y de calidad

El concepto que tenemos sobre el agua a menudo es erróneo. La mayoría de personas consideran que toda el agua es igual y que no importa cuál sea la que bebemos. Hay quien no comparte esta idea y solo bebe agua embotellada. Aunque la realidad es que hay una forma más sencilla de tomar agua de calidad con las jarras de agua filtrada Alkanatur, una marca nacional que ha logrado que el agua ionizada se democratice, reduciendo el coste de producir este tipo de agua con la jarra Alkanatur Drops. El resultado es un agua de la máxima pureza, que acompaña perfectamente a cualquier comida y que además contribuye al cuidado de la salud, por lo que es ideal para quienes prefieren las recetas saludables.

Una buena copa de vino

El agua está bien y es importante. Al igual que lo es elegir un vino adecuado a cada elaboración si es posible. Y es que el maridaje, además de estar muy de moda, incrementa aún más las sensaciones que produce la comida. Por ello las vinotecas cada vez tienen más importancia. No solo en los establecimientos gastronómicos, sino también en las cocinas particulares de quienes disfrutan tanto de comer como de realizar las elaboraciones.

El mundo de los vinos es tan amplio que a veces no es sencillo elegir un vino para acompañar la comida. Además, como es cuestión de gusto personal, incluso los expertos no se ponen de acuerdo en qué vino es mejor para destacar los matices de cada plato. Aunque siempre es un acierto dejarse llevar por sus recomendaciones.

En casa, lo ideal es contar con una selección de vinos para compartir, como los que podemos encontrar en vinosofos.com. Aunque si tenemos un favorito o sabemos que a nuestros invitados les gusta uno en concreto, podemos servirlo durante toda la velada y deleitarnos con su sabor.

El final perfecto para una experiencia culinaria

El postre es uno de los momentos más esperados cuando se disfruta una comida. Se dice que siempre hay sitio para él, y es que después de unos platos bien elaborados no hay nada como terminar con algo dulce. La repostería casera y los dulces de alta cocina son dos de los tipos más habituales. Y si se acompañan de una taza de café, el broche de oro es sencillamente perfecto.

Siempre es bueno tomar un café con el postre, y si se hace en máquinas de inducción, todavía mejor. El café tiene un cuerpo y un sabor que recuerda al de antes, y esta forma de prepararlo consigue extraer toda la esencia de los granos molidos.

Agua, vino y café. Tres bebidas muy distintas que hacen que la experiencia de sentarse a la mesa sea aún más espectacular.


Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/la_buena_vida/cuidate/disfrutar-buena-comida_0_2952304741.html