Bruselas permitirá a los fondos de pensiones invertir con mayores riesgos

El plan, según el comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, pretende paliar la caída de la financiación disponible en Europa como consecuencia del proceso de desendeudamiento de las entidades financieras. Dos tercios de la economía real, recuerda el departamento de Barnier, dependen del canal bancario, una vía de financiación que se ha reducido considerablemente.

El plan de Barnier pretende ofrecer canales alternativos, el más importante de los cuales serían los fondos de pensiones complementarias. En Europa, según los datos de la CE, existen unos 125.000 fondos de ese tipo, con unos activos que superan los 2,5 billones de euros. La movilización de ese inmenso capital se encuentra limitada por una regulación que, a juicio de Bruselas, se han quedado obsoletas y resultan demasiado restrictivas.

El principal cambio del proyecto de directiva aprobado hoy consiste en eliminar la norma que restringe la posibilidad de esos fondos en algunos campos, como las infraestructuras, los préstamos no calificados, etc. La nueva directiva exigirá a las autoridades financieras que justifiquen fehacientemente cualquier restricción y siempre en base a motivos prudenciales muy bien fundados.

“Nuestro sistema financiero tiene que recuperar y aumentar su capacidad de financiación de la economía real”, ha señalado Barnier. “Y eso incluye”, añade el comisario, “a los inversores institucionales como las aseguradoras y los fondos de pensiones”.

La nueva norma, que necesita la aprobación del Consejo de la UE y del Parlamento Europeo, permitirá, según Bruselas, que ese tipo de inversores se involucre en proyectos de financiación a largo plazo con un perfil en los que ahora no pueden participar.

A cambio de esa relajación, la directiva endurece las exigencia de información a los clientes de los fondos (unos 75 millones de trabajadores europeos), a quienes se deberá informar con claridad y detalle de los costes, riesgos y beneficios de su plan de pensiones, en particular, cuando no incluyan rendimientos garantizados.

Crowdfunding

El plan de Barnier también pretende dar un impulso al llamado crowdfunding, un modelo de financiación colectiva que, según las estimaciones manejadas por la CE, ya podría estar movilizando unos 1.000 millones de euros al año, más del doble que en 2010.

La CE, de momento, no se plantea regular de manera específica ese tipo de financiación, y se limita a aprobar una Comunicación con la que animar a su desarrollo. Bruselas cree que el crowdfunding (que puede consistir en donaciones, inversiones, compra por adelantado de un producto…) puede cubrir las necesidades de financiación en ciertos casos, como proyectos innovadores, creativos y culturales o de pequeñas empresas que no disponen de acceso a otos canales (banca, bolsa, etc.).

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/38ac6647/sc/29/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A30C270Ceconomia0C13959158810I9496310Bhtml/story01.htm