Así redujeron su déficit las autonomías en 2013

“Una cosa es lo que dicen los consejeros a las cámaras al término de la reunión y otra, muy diferente, lo que nos reconocen a nosotros de puertas para adentro sobre si pueden o no pueden reducir al déficit”. En estos términos se manifestó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el verano de 2013 cuando el Gobierno decretó objetivos de déficit diferenciados para cada una de las 17 comunidades autónomas.

La polémica se encendió entonces, pero lo cierto es que progresivamente se fue desinflando, aunque algunas comunidades hayan decidido finalmente llevar a los tribunales ese objetivo diferenciado de déficit. Ahora, una vez conocido que la gran mayoría de las regiones ha hecho los deberes, el clima vuelve a ser de concordia absoluta.

Prueba de ello fue cómo ayer la secretaria general de Coordinación Autonómica y Local, Rosana Navarro, presentó en el marco de unas jornadas organizadas por la Asociación de Periodistas de Información Económica un informe que explica cuál es el esfuerzo que ha realizado cada comunidad y en términos agregados qué partidas fueron las que soportaron la mayor parte del ajuste, tanto desde el punto de vista de los ingresos, como de los gastos.

Navarro elogió el esfuerzo acometido por todas las administraciones y el hecho de que se haya tenido que hacer en un entorno económico tan adverso. Así, el estudio destaca cómo por el lado de los gastos las regiones lograron ahorros por un total de 7.046 millones de euros. De ese total, destaca la partida de transferencias corrientes y de capital, que aportó un ahorro de 2.908 millones, muy influido por la disminución de la inversión, que en 2013 se situó en niveles mínimos, los más bajos de la Democracia.



ampliar foto

Subidas impositivas

Inmediatamente por detrás de esos gastos, la partida que más alegrías reportó a las arcas autonómicas fue la de personal. Pese a que en 2013 sí se abonó la paga extra a los funcionarios, las comunidades lograron desembolsar 2.470 millones de euros menos. Esto fue posible gracias a la contención de algunos conceptos retributivos como los pluses de productividad o las horas extras, pero también por la no reposición de las bajas que se producen cada año como consecuencia de las jubilaciones o las incapacidades temporales.

Otro importante pellizco de ahorro lo constituyeron los gastos corrientes en bienes y servicios, de 979 millones. “Esto se debió sobre todo a la renegociación de contratos que están llevando a cabo las administraciones y la política de central de compras que baja los precios de manera considerable”, explicó Navarro. El resto de medidas de ahorro depararon otros 688 millones menos de gasto durante el pasado año.

Por el lado de los ingresos, en términos agregados se obtuvieron 2.235 millones de euros adicionales, lo que significa que el ajuste global (medidas de gasto + las aplicadas a los ingresos) alcanzó los 9.281 millones.

Por tipos de impuestos, destaca el aumento que deparó la recuperación de Patrimonio, que ascendió a 320 millones de euros o la recaudación extra que brindó el impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, de otros 324 millones.

Además, el impuesto especial que grava los hidrocarburos fue otro de los que más dinero extra aportó a las arcas autonómicas, con 369 millones. Sucesiones contribuyó con 175 millones, mientras los tributos ambientales lo hicieron con otros 127 millones de euros. Las tasas, por su parte, contribuyeron con la nada despreciable cantidad de otros 53 millones.

A la pregunta de si queda margen para seguir reduciendo el gasto, ya que el déficit público en términos agregados continúa siendo insostenible, el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, fue tajante: “Aún queda jamón para llegar al hueso”.

Yo refinancio, tú refinancias, Hacienda refinancia

El presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Íñigo de la Serna, pidió ayer a Hacienda la posibilidad de refinanciar las condiciones del préstamo con el que se puso en marcha el primer plan de pago a proveedores.

Se trata de un crédito de unos 29.000 millones de euros a devolver en 10 años con dos de carencia y a un tipo de interés medio del 5,9%. Como muy poco después, apenas un año y medio, la segunda fase ya logró tipos significativamente inferiores (de poco más del 3%), el representante de las corporaciones locales reclamó al secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, que logre una mejora de esas condiciones financieras, ya que para muchas corporaciones devolver ese crédito les supone detraer recursos de otras partidas esenciales. Beteta se mostró receptivo a la petición, aunque se manifestó partidario de que las condiciones finales se fijen en función de la situacion económico-financiera de cada municipio. “Es mi criterio personal, que no tiene por qué ser el que finalmente se imponga, pero yo creo que es más equitativo; ya que cuando la banca renegocia con una empresa una refinanciación de deuda no le cobra a todas las compañías por igual”. “Estamos trabajando en ello. Sin duda va a haber una rebaja”, confirmó. Preguntado por las balanzas fiscales y el informe que prepara Hacienda sobre la situación de las comunidades autónomas, anunció su publicación para antes del verano, ya que, según detalló, es necesario analizar los estudios de los expertos y los elaborados por las regiones “para conseguir un resultado lo más completo posible”.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/38edf75a/sc/42/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A40C0A20Ceconomia0C13964584480I2143460Bhtml/story01.htm