Así es la deuda de los hogares

El volumen de pasivos de los hogares españoles es ahora (datos del tercer trimestre de 2013) de 860.500 millones de euros, según reflejan las cuentas financieras elaboradas por el Banco de España, y de esa cantidad, unos 800.000 millones son créditos a largo plazo, casi en su totalidad tomados para financiar la vivienda. Esta cantidad es aproximadamente similar al dinero que en efectivo y depósitos tienen las familias españolas, algo más del 46% del total de los activos financieros, o un 11,5% del valor de todos los activos acumulados (depósitos, acciones, fondos e inmuebles).

Visto así, parece que el desequilibrio es confortable y financiable; pero tal como revela la Encuesta Financiera de las Familias elaborada por el Banco de España, hay una gran asimetría entre quienes tienen los activos y quienes han contraido las deudas.

Los últimos datos disponibles de la citada encuesta son de diciembre de 2011, (hechos públicos en enero pasado), y por tanto, los valores pueden haberse modificado con la intensificación de la crisis. Pero es cierto que la deuda no ha experimentado avances, todo lo contrario, por la recesión y la congelación del crédito nuevo, y su relación con la renta y la riqueza se habría modificado muy poco. En el momento del trabajo de campo de la encuesta en algo más de 6.000 hogares (diciembre de 2011) la deuda total era de 936.000 millones, y de 874.000 la constituida por compromisos a largo plazo.

El estudio revela que la mitad de las familias no tiene contraida ninguna deuda, y que el valor mediano de la deuda de la mitad que sí las tiene es de 42.900 euros (la mitad de los hogares que tienen deuda la tienen por valor superior a esa cantidad, y la otra mitad, por valor inferior). Mientras que las familias con menor capacidad económica hacen menos uso del crédito, es intensivo entre aquellas cuyo cabeza de familia tiene una edad inferior a los 35 años; de hecho, el 80,8% de los hogares más jóvenes, los que su persona de referencia es de menos de 35 años, tiene deudas. Y es también en esta franja de edad donde se concentra el valor del endeudamiento más elevado, con una mediana de 88.900 euros, así como entre los grupos familiares en los que tienen dos miembros con empleo o que tal ocupación es por cuenta ajena.

La financiación de la o las viviendas es la causa fundamental de la toma de crédito. Así, el 26,2% de los hogares tiene deuda pendiente de pago por la adquisición de su vivienda habitual, y tal proporción llega al 57% si la persona de referencia en el hogar tiene menos de 35 años, y es también más elevada en las franjas medias de renta y en los casos de trabajadores por cuenta ajena.

70.000 euros para la casa principal

La cantidad de deuda pendiente por la compra de casa principal es de una mediana de 70.000 euros. Este valor aumenta con la renta, y llega a superar los 92.000 euros en el caso del 10% de hogares con renta anual más elevada. Supera los 102.000 euros en las familias con su persona de referencia por debajo de los 35 años, los más jóvenes. Casi todos los hogares anclan su deuda por vivienda con la garantía de la propia casa, pero hay casi un 1% que no lo hace.

En términos relativos, la financiación de la vivienda principal supone el 62,5% de la deuda, mientras que la financiación de otras propiedades inmobiliarias (segundas residencias, fundamentalmente) supone el 24,4% del total del dinero adeudado por lo hogares, con una carga mediana de 58.800 euros. Ambas cantidades oscilan mucho en función de la renta y la riqueza de los hogares que tienen la obligación contraida.

Así, por ejemplo, en el decil de renta más elevado, el endeudamiento por la adquisición de vivienda es de solo un 41,8% del valor de su deuda, mientras que para adquirir segundas casas u otros activos inmobiliarios, destina el 45,5% de su endeudamiento. En el caso de quienes se encuentran en los cuatro deciles más bajos de renta el peso de financiar la casa principal es el 70% de su deuda, y solo el 16,6% para financiar otros activos inmobiliarios. Tomando el baremo de la riqueza, el reparto es muy similar.

En términos agregados, el resto de deudas (las que no tienen finalidad inmobiliaria) acaparan el 13,1% del total. Y entre los terceros objetivos de deuda figuran los destinados a fines varios, pero tienen garantía real, incluida la hipotecaria, y que se producen en el 3,4% de los hogares, con un saldo medio de 35.300 euros. Hay igualmente un abultado porcentaje de hogares, un 19,3%, que tienen tomado crédito personal, con una media de 6.500 euros, y con una proporción mayor entre los hogares jóvenes.

Por último, hay un 5,9% de las familias, prácticamente un millón de los 17 millones de hogares existentes, que tienen contraida deuda contra la tarjeta de crédito, con un valor medio de 900 euros. El porcentaje es bastante más elevado (hasta 12%) en hogares con personas más jóvenes y con niveles de renta más bajos.

Por lo que se refiere a la carga del endeudamiento, el hogar mediano destina un 18% de su renta bruta a los pagos, aunque llega al 46% en la quinta parte de familias con renta más baja y al 23% allí donde la persona de referencia tiene menos de 35 años. Un 13% de los hogares destina más del 40% de su sueldo a pagar sus deudas. Además, la deuda media es un 131,7% de la renta media, y más de uno de cada cuatro hogares debe más de tres veces su renta anual.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/3776e92a/sc/31/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A140C0A20C210Ceconomia0C13930A0A69130I7730A850Bhtml/story01.htm