Así es el cierre ordenado de centrales nucleares en Alemania

Alemania decidió en 2011 adelantar el abandono definitivo de la energía nuclear a 2022.  centrales nucleares. Un plan que prevé este año el cierre de la central de Grafenrheinfeld y que implica el desarrollo de otras infraestructuras. Estas son algunas claves de cómo está afrontando el país el cambio de modelo energético:

¿Qué motivó el adelanto del apagón nuclear?

Ha sido decisivo “el hecho de que no pueda descartarse por completo un riesgo residual en el uso de este tipo de energía”, según explican desde la web de las Representaciones del Gobierno Alemania en España. el accidente de Fukushima, ocurrido en  “ha puesto de manifiesto que siempre puede haber estimaciones falsas”.

¿Quién pagará el cierre?

En principio, las compañías energéticas han provisonado los costes. Sin embargo, hay cierta preocupación porque los contribuyentes puean ser los que finalmente asuman los costes, ante la eventual quiebra de compañías. Por ello, según publicaba  recientemente el diario Süddeutsche Zeitung, el Gobierno planea establecer un fondo de unos 17.000 millones de euros que asumirían las empresas nucleares para hacer frente a posibles costes.

¿Subirá la factura eléctrica para el consumidor?

Sí. El cierre de las centrales nucleares hacen prever un encarecimiento de la energía eléctrica a causa de la pérdida de producción. Según algunos estudios, el aumento de precio estará en torno a un céntimo de euro por kilovatio-hora.

¿Aumentarán los costes para la industria?

Sí. En concreto, para industrias intensivas en energía, el Gobierno Federal prevé el pago de “compensaciones con cargo al fondo energético y climático” y aboga ante la Comisión Europea por que “se autorice esta ayuda estatal”.

¿Cuál es el calendario de abandono de la energía nuclear?

El objetivo es que, a más tardar, en 2022 Alemania ya no genere energía en las centrales nucleares. Las siete centrales más antiguas ya fueron desconectadas durante la moratoria nuclear, y la planta de Krümmel, en 2013.  Las demás centrales tendrán un cierre escalonado: este año 2015 para la planta de Grafenrheinfeld, 2017 para Gundremmingen B, 2019 para Philippsburg 2, 2021 para Grohnde, Gundremmingen C y Brokdorf y 2022 para Isar 2, Emsland y Neckarwestheim 2, que son las tres plantas más recientes.

¿Cuánto supone la energía nuclear del mix energético alemán?

Se sitúa en torno al 23%, según datos de la Representación del Gobierno alemán en España. El plan del Gobierno de Merkel pasa por compensar la energía producida por centrales nucleares “actualmente desconectadas” con las reservas existentes e importaciones moderadas. A medio y largo plazo, el plan prevé la ampliación de las energías renovables, la construcción de las centrales eléctricas fósiles en proyecto y de otras nuevas, el aumento de la eficiencia energética y el aprovechamiento de las posibilidades que ofrece la interconexión eléctrica internacional.

¿Contempla la utilización de fracking?

En Alemania, actualmente, no se prevé la utlización de la técnica de fractura hidráulica (fracking) y que supone el acceso a reservas de gas y petróleo antes inaccesibles mediante la inyección en la roca de agua y compuestos químicos. Sin embargo, según Reuters, el Gobierno está diseñando una normativa que no prohibirá del todo la técnica.

El boom del fracking en Estados Unidos, que ha disminuido los costes energéticos del país, junto al deterioro de las relaciones de Rusia y Ucrania han aumentado las presiones en Berlín para que se permita suar este sistema.

Fuente: http://com.cincodias.feedsportal.com/c/33500/f/624601/s/4242f402/sc/29/l/0Lcincodias0N0Ccincodias0C20A150C0A10C130Ceconomia0C14211350A660I911660A0Bhtml/story01.htm