Arturo Fernández y la ‘guerra sucia’ en la batalla por la patronal madrileña

La batalla por la presidencia de CEIM, la patronal madrileña, parece haber entrado en la fase de la ‘guerra sucia’. Es lo que le cuentan a El Chivato en ámbitos empresariales.

Desde el entorno del actual presidente, Arturo Fernández, se achaca al aspirante, Hilario Alfaro, haber tirado la primera piedra en esa ‘guerra sucia’, con su denuncia ante notario de que puede haber manipulación del voto y pucherazo por parte de la  actual directiva de CEIM.

El proceso amenaza con convertirse en un barrizal, tras las declaraciones de Alfaro diciendo “que no debe haber tramposos ni imputados en CEIM”. El enfado en la actual en la actual dirección es monumental.

Arturo Fernández reaccionó con una nota oficial de CEIM rechazando de modo contundente y airado las acusaciones de posible pucherazo, falsificación de votos y delegaciones de voto manipulables, pero no está tranquilo.

Le cuentan a El Chivato que ha comentado a sus colaboradores: “No me gusta nada el rumbo que ha cogido Alfaro, pero no vamos a entrar en una guerra de golpes bajos”.

“No vamos a jugar sucio, hagan lo que hagan y digan lo que digan. Sus descalificaciones y acusaciones les ponen en evidencia ante los empresarios, que son los que van  a votar el día 24. Vamos a explicar nuestro programa de regeneración de la patronal y de servicio a los empresarios madrileños”, ha añadido.

Arturo está muy ofendido por la forma de atacarle Hilario Alfaro, por los flancos, con el asunto de la mujer de Ignacio González, Lourdes Cavero, que ya ha dimitido como vicepresidenta de CEIM.

Le parece también indecoroso que haya recordado su imputación en Bankia, donde está todo el consejo de administración, con Rodrigo Rato a la cabeza, con una imputación genérica que no va a sustanciarse en nada. Y peor todavía el tema del dinero negro con que se pagó a unos empleados, asunto ya zanjado con la inspección de Trabajo. “Si me atacan por ahí es que no tienen nada que ofrecer a los empresarios madrileños”, dice Arturo a su gente.

El entorno de Arturo Fernández cree que hay una razón poderosa para el ataque de Alfaro y el intento de embarrar el campo y el partido: “Han hecho un sondeo entre los vocales electores y han extrapolado el voto, y les da una respuesta mínima: pierden por goleada. Nadie sabe en el corredor del Henares, en la sierra de Madrid, o en el Alberche quién es  Hilario Alfaro. Se han puesto nerviosos y han empezado a jugar sucio y a dar patadas. Les van a sacar tarjeta amarilla, y el día 24 les van a sacar tarjeta roja.”

“Ni un golpe bajo en la campaña, ni un insulto, ni una descalificación. No quiero guerra sucia con Alfaro. Que los empresarios madrileños nos juzguen por lo que hacemos y decimos”, ha dicho Arturo a sus colaboradores.

 

Fuente: http://www.elconfidencialdigital.com/muy_confidencial/el_chivato/CHIVATO-Alfaro_0_2232976704.html